Antonio Manuel | PCE

Por Antonio Manuel

Miguel Castillejo, cura y presidente
de CajaSur desde 1977 a 2005
(Febrero de 2005)

Abdicación es la virtud y el defecto de Córdoba. Su inmovilismo feudal hace de ella un hermoso fósil a los ojos de quien la disfruta por fuera y desconoce por dentro. Los más críticos prefieren llamarla pasividad o sumisión. Los más dóciles, prudencia o paciencia. Yo la llamo por su nombre: abdicación. El abandono masivo en el ejercicio de nuestra condición de ciudadanos convierte a Córdoba en un ejército silente de meros habitantes. Salvo contadas excepciones, la ciudad ha sobrevivido históricamente callando los atropellos que comete el poder. El verdadero poder. El PCE.

La Ministra de Medio Ambiente fue quien mejor entendió la metáfora de Miguel Hernández sobre la naturaleza bipolar de Córdoba: un volcán muerto, una piedra viva. Tanto que llegó a somatizarla embutiendo su comportamiento conservador bajo una apariencia progresista. Customizada de rojo, la única directriz política que jamás incumplió fue la de plegarse al PCE. El verdadero poder. El único. Y ahora que milita en las trincheras del PSOE, infinitamente más. Yo creía que la bicefalia rosiblanca se inventó para corregir la disfunción en el bipartidismo de un gobierno comunista. Estaba convencido que la trituradora de esta democracia-marketing encaramaría al candidato socialista a la segunda posición tras el PP. Pero no conviene. A veces el funambulista debe permanecer quieto sobre la cuerda para no perder el equilibrio. Y al PSOE no le interesa un descalabro municipal de IU en Córdoba y media Andalucía, que lo arrastre en efecto dominó hasta las autonómicas e impida un pacto de salvación para ambos. Por eso ha colocado a Durán: para perder. Premeditadamente. Igual que hizo Blanco con Hurtado.
Dimite Velasco por un escándalo de no sé cuántos miles de euros que apenas tendrá coste electoral para el PSOE. Se ha ido un hombre gris disfrazado de zócalo. Y nadie ha notado su ausencia porque nadie conocía su presencia. ¡Ay si hubiera ocurrido en la trinchera opuesta! Dimite Córdoba entera por el escándalo del paro. Baja en el norte, sube en el sur. Los andaluces tenemos la tasa de desempleo más alta de España. Córdoba, la peor de Andalucía. Y sólo el cielo se atrevió a protestar llorando ante la pusilanimidad de los cordobeses. Fríos. Callados. Vaya a ser que el PCE no los llame para trabajar cuando salga el sol de nuevo.  
El cabildo sonrió victorioso al recibir los 67 céntimos. Este reconocimiento irónico realizado estratégicamente para taparle la boca actuará como un boomerang contra la BBK. El cabildo lo utilizará como argumento para intentar volver a la obra social de la Caja que mandó a la quiebra. Como el gusano que mete la cabeza en la manzana hasta pudrirla. Alegará que se vulneraron sus derechos fundamentales para paralizar el procedimiento, complicarlo con galimatías jurídicos, y presionar a la BBK hasta que acepte una sotana en el consejo de administración. Quizá lo consiga. Y de esta forma regresará a uno de los asientos del único poder de Córdoba. El Partido de la Conferencia Episcopal. El Partido de la Cajasur Endeudada. El Partido de los Constructores Enjuiciados. El PCE.

Related posts

Leave a Comment